Contacto Directo

Twitter: @ari_santillan

Se permite la reproducción total o parcial de los textos dando crédito al autor: Ari Santillán, mediante licencia Creative Commons.

domingo, 15 de agosto de 2010

Una noche de Metal en el Centro de la Ciudad

-Bueno...-
-Sí, Ari... Hola, mira mañana tenemos evento en el Centro, chécate el flyer en el facebook-
-Okey, mañana nos vemos...-
-Sí, hasta mañana... Bye...-

Así iniciaba lo que sería una experiencia de esas que no sabes cómo nunca las has vivido; llegó "mañana" y salí armado con mi cámara y la pila recién cargada dentro de mi mochila, mientras un candado y su respectiva llave se econtraban "escondidos" en otra parte de la mochila.
Metro San Cosme-Metro Allende (línea 2): 5 minutos de trayecto aproximadamente.

Saliendo del metro un olor a marihuana se impregnaba hasta lo más recóndito de mis fosas nasales mientras preguntaba -Disculpe, ¿para Bolívar?- -Aquí en la esquina a la izquierda- -Gracias.
Caminé alrededor de 8 cuadras hasta pasar República del Salvador, buscaba el número 79 pero ese dichoso número tenía facha de casa, de local, de todo menos de un recinto del metal más underground de la ciudad.

Mientras esperaba a que llegaran mis compañeros, amigos y jefes de Ruido Zero (donde actualmente laboro) vi cómo llegaba una Suburban blanca a dejar los cartones de cerveza, cómo llegaba gente preguntando qué era ese lugar, quién iba a tocar y cuánto costaba la entrada y uno que otro perdido preguntando por algún metro o por Bellas Artes.

Entramos, el lugar era más bien una casa de hace 50 años que parece que no la han arreglado desde que la construyeron; al subir las escaleras te encontrabas con un pequeño pasillo y 3 cuartos, más uno que estaba al fondo; la distribución de estos era la siguiente: "camerinos", "general B# (por decirlo de alguna manera), la caja y la barra de cervezas, el escenario y "general A" y por último el cuarto del fondo donde los metaleros iban a descansar o tomar un poco de aire "fresco".

La primera banda tocó alrededor de minuto y medio, al guitarrista se le rompió la cuerda y el grupo dejó de tocar, bajó del escenario y acabó su participación con más pena que gloria.

Ya para la segunda banda (una de las dos bandas de las que supe su nombre) la gente atascaba el lugar, metaleros de greñas hasta la cintura, chamarras de cuero y botas con cascos de metal y metaleras de pantalones de cuero, cabellos pintados, ojos delineados y tacones de vértigo bailaban, saltaban y gritaban mientras In Memoriam realizaba su presentación...

Al paso de la noche y de las cervezas la banda metalera reunida iba calentando los ánimos hasta que por fin estalló el tan ansiado Slam al ritmo de doble bombos, solos agudísimos y gritos guturales los impetuosos guerreros comenzaron a tirar patadas, codazos y empujones mientras no dejaban de azotar sus melenas contra el suelo con un monótono movimiento de cabeza (arriba-abajo-arriba-abajo...)

Seguía el turno de una de las bandas más esperadas de la Noche: Draco cuyo guitarrista Max fue el encargado de poner a este fotógrafo y demás crew de Ruido Zero con el nivel etílico preciso para un buen desarrollo de la cobertura. Mientras el vocal, que era un clon de Luigi (el, creo que, hermano de Mario Bros.) posaba para las lentes de las cámaras que no dejaban de asediarlo con los flashazos, Max intentaba no mostrar nerviosismo a las lentes mientras tocaba escalas pentatónicas a una velocidad sorprendente.

Al final, este recinto oculto para aquellos que no gustamos de la música de los hijos de Satanás siguió retumbando, siguió resistiendo estóicamente los saltos, patadas y golpes de ese grupo que no se deja ver muy a menudo cuando el sol cubre la ciudad y se mantuvo en pie pese a lo que pudiese parecer.
Las paredes sudadas, los cuerpos empapados, las miradas cansadas, las piernas agotadas y uno que otro moretón parecen ser el modus vivendi de cada fin de semana de estos metaleros, que mientras yo espero no regresar ahí en un buen rato ellos contarán los días hasta el próximo sábado, cuando otros grupos del género con nombres impronunciables suban al escenario y vuelvan a hacer vibrar ese lugar en Bolívar #79 entre República del Salvador y Mesones en el Centro Histérico de la Ciudad de México.

Max. Guitarrista de Draco.


Vocalista de Draco.


Guitarrista de In Memoriam.


Slam metalero.


-La cerVeza en el pastel-
Ya de regreso, mientras el taxista me contaba sus aventuras vouyeristas me dijo -No, pos si yo estudié en la (Escuela de Periodismo Carlos) Septién García pero pos me casé y ya ves, ando acá, ruleteándole...- Gluuuup!

















Creative Commons License
Una noche de Metal en el Centro de la Ciudad by Ari Santillán is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

1 comentario:

  1. el hecho de ke la nota este fechada 15 de agosto kiere decir ke el evento fue el sábado 14?

    a ! si y lo mejor fue lo del taxista (¡JA JA!)
    att :julio

    ResponderEliminar